Mostrando entradas con la etiqueta labios. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta labios. Mostrar todas las entradas

martes, 13 de septiembre de 2016

Cocinando Arroz









Mientras el arroz se remojaba en agua caliente, tu me mirabas con tus dulces ojos. Atenta seguías mis manos que cortaban en trocitos los ajos y las cebollas sobre una tabla de madera. Una vez listos, agrego  el arroz a la cazuela de barro con aceite y prendo el fuego de la estufa. Entonces, un suave calor nos invadiò... Rápidamente un sudor placentero apareciò bajo tus senos y el bochorno asomò a tus ojos... Luego, justo al empezar a freír el arroz, me diste un sonoro beso. Fue una primer caricia que me tomò desprevenido, no obstante ¡mi verga de inmediato reaccionò! Entonces, mi atenciòn estaba fija en el arroz, pero mi cuerpo estaba atento a tus sudores... A esa mezcla de ajo picante del recipiente y del perfume exquisito de tu piel... De tu provocativo cuerpo excitado... Por tanto, busquè un pretexto para acercarme a ti, y te pedì agregar al arroz la zanahoria picada, por supuesto, con mucha sensualidad, vaciaste la verdura en el arroz moviendo lentamente tus manos y moviendo el arroz a manera de que no se pegara... Yo te mirè la espalda y mis ojos ràpidamente se posaron en tu minifalda... Observè tu bonito culo, no me sorprendiò ver tus nalgas desnudas. Mi reacción fuè un acto reflejo, fuè un impulso inconsciente. Simplemente me peguè a tu espalda. Mi verga saltò fuera del pantalòn como por arte de magia, con mis manos entreabrì tus nalgas y en tu panochita entrò lentamente mi trozo de carne , deslizándose por tus jugos hasta llegar al fondo... Mi pene entrò y se moviò rapidamente mientras tu gemías de gusto, mi virilidad entraba y salia a una velocidad de 60 latidos por minuto... Claro, muy a mi pesar tuve que detener el juego y retirar mi tranca. _ ¡no cielo!, no la saques, protestas, ¡sigue mi vida!... Por un momento te ignorè y  seguì atento a nuestro guiso,  tu te resignas y te abrazas a mi espalda sin dejar de agarrar mi falo... El arroz frito, ya estaba listo para recibir  el jugo de
 jitomate... Una vez, que se condimentò el guiso,  agreguè la sal de grano, tapè la cacerola y lo dejè a fuego lento... Ahora mismo, te agachas y atrapas mi falo con la boca, yo cierro mis ojos, sonriò como idiota, disfrutando el roce de tus labios y te dejo hacer... Después pasamos al comedor y en la mesa continuamos lo que dejamos pendiente... Por supuesto, el Arroz nos quedò fantástico. y faltaban aun, los camarones al mojo de ajo...

























sábado, 24 de enero de 2015

Labios Cosmicos















Inconmensurables tus dedos que tocan
suavemente mi espalda.
Mas no se comparan con tus labios
que dibujan avatares sexuales sobre
mi cuerpo, terminando aquí, en mi glande.
Tus labios carnosos inician desde mi barbilla trazando
líneas inequívocas de erotismo y lascivia...
Mi piel recibe esas caricias y se mueve gustoso.
Antes de que llegues a mi pecho
¡Ya mi verga espera tiesa y harto gruesa!.
Tantas sensaciones así como impulsos
nos llevan a un choque de sexos, a un acoplamiento fiero...
Solo somos dos seres protagónicos del universo.
Y... pensar que todo empieza con tu mirada.
Al fin llegas a tiempo con esos labios gruesos,
besando mi tronco, humectando mi glande...
Cubriendo con tus manos mis testículos rosados,
hinchados... Repletos de savia y miel...

Aquí, tu cara es guiada por mis manos,
que controlan tus movimientos a efecto
de no lastimarte con mi miembro erecto.
Completamente enhiesto, palpitante, caprichoso...
Ahora si, hacemos un alto en la caricia
y nos miramos...
Sin hablarnos sabemos lo que sigue.
Ahora mi boca atrapa a la tuya.
Mientras, allí... abajo
mi miembro toca esa bendita rendija
totalmente depilada, ansiosa,
sensualmente
expuesta.
Justo entonces, mi verga,
 se posa en medio de esos labios bajos
que tiemblan de emoción.
La caricia raya en la demencia lúdica...
Mientras, nos besamos tiernamente,
tus piernas abren el compás, permitiendo
una invasión fálica, sabrosamente orquestada.
Aderezada de amor... De otra galaxia.
Con la dosis de erotismo, magna, exacta...
Que corresponde, ciertamente, a nuestra condición de humanos, a nuestra condición cósmica...



























domingo, 2 de marzo de 2014

Quizás, mas que yo...





escritor:
cesar augusto jimenez cuenca.






Anoche estuve llorando horas 
de rabia, mezcla de dolor e 
impotencia ciega, lágrimas 
que buscan quitar presión.
sollozos caprichosos, que  
viven la angustia, de perder  ese…
tu cuerpo de diosa. esa boca 
exquisita que cubrió de besos la mía, 
ahora ausente, no repite…
 “te quiero aquí”
pasaran  mis días con sabor a nada…
por las tardes andaré solo con mi pena,
y seguro,hablaré de nosotros con la noche…
tu vida continuará como siempre, 
licenciosa, generosa en tus caricias,
que obvio, serán para él.
 tus labios mencionaran 
el nombre de otro iluso que te amará, 
quizás, mas que yo…