Mostrando entradas con la etiqueta verga.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta verga.. Mostrar todas las entradas

martes, 12 de abril de 2016

Masaje









En principio, mis manos recorriendo tus hombros fueron mi mejor herramienta... Te encontrabas desnuda, sentada en un banco sin respaldo, tu espalda brillaba bajo una finísima capa de aceite de almendras. Mi mente se concentró en dar masaje en tu cuello... Mis dedos hábiles tropezaban en tu piel blanca, delicada y tersa.  Gemiste y mis manos continuaron trabajando sobre tu espalda,  mi entrepierna sintió un aguijón, mi pene despertose al deseo. Ahora las palmas de mis manos ejercían presión sobre tu zona lumbar y tu mostrabas satisfacción dando grititos.  Para entonces mi miembro ya estaba completamente parado, aunque yo trataba de disimularlo. Un momento después no se como, una de mis manos lo liberó de su encierro... Yo haciendo un esfuerzo por contenerme subí nuevamente mis manos a tus hombros pero inconscientemente atraje tu cuerpo hacia mi verga que feliz se desplazó sobre tu espalda baja... Inmediatamente sentiste esta masa de carne sobre tu piel y balbuceaste...  _ Aaaggg!!! Que haces? no vez que me vuelves loca? Aaahhh!!!!. Sollosaste con gozo a la lujuria y te levantas del asiento repegando tus nalgas redondas a mi pene que resbaló como cuchillo en mantequilla sobre tus redondeces. La lujuria que obsesiona tus sucias pero cachondas fantasías te hacen pedir que acerque mi verga a tus pechos.  Para eso te volteas quedando de frente y mi fierro siempre creciente golpea tu panochita queriendose enterrar en ella... Entonces, me lo impides y tus manos entran en acción: Con  entusiasmo te llevas este falo caliente hacia tus gloriosos pechos dando con ellos una libidinosa masturbación. A veces también tu boca saboreaba mi glande, el cual, no tardó mucho en convulsionar y al fin logré venirme en esas bubis... Un chorro de esperma salió con fuerza y salpicó parte de tu cara. Entonces, en el estertor de la eyaculación chupaste mi verga hasta arrancar la ultima gota, hasta saciar tu sed de amante, hasta saciar la lujuria obsesiva de esta fantasía tuya.
Después el placer mismo nos absorbió y absortos nos entregamos, como mansos corderos...




























miércoles, 15 de abril de 2015

Despistada










La puerta de la entrada a la casa dúplex se encontraba entreabierta, en ese complejo habitacional todas estaban pintadas del mismo color mamey...  Esas pintorescas casitas parecían de dulce caramelo... Eran de "lo mas exclusivo" en la zona popis del centro. Pues bien, mi relato empieza aquí, cuando la buena de mi vecina, una mujer muy atractiva, de apenas 22 añitos, rubia, ojos verdes... entró sin querer a mi casa, después se atrevió a subir a mi baño donde yo, ajeno a todo, bajo la regadera me enjabonaba el cuerpo poniendo especial énfasis en mi miembro, que se extendió airoso en la intimidad del agua y el jabón...  La vecina observaba admirada mi pene cubierto de pompas de jabón y sin querer emite un gritito, -  uupppssss!!!
_ Perdón vecino, creo me equivoque de casa... me dijo.
Yo pegué un salto, el jabón escapó de mis manos, creí que era un ladrón. Mi cara cambió cuando me di cuenta que era la  buena de mi vecina, alta, buenas pompis, boquita de... corazón.  ella se encontraba allí de pie, petrificada, sin saber que hacer... Mirando con morboso interés mi pene.
Su reputación y sus buenas costumbres le pedían ofrecer una disculpa e irse inmediatamente...
Pero, sus pupilas se negaban a obedecer. Sus encantadores ojos verdes quedaron fijos sobre esta tiesa y gruesa verga que, lejos de cohibirse, creció aun mas...  Tratando de parecer divertido te dije:
 _ Acercate consuelo, pues así se llama la vecina, solo ven y dame un beso, sabes que nadie esta en casa, no hay porque preocuparse... Solo será un beso, no pediré más... La chica, que usaba una falda
 de algodón que le descubría sus rodillas,  mas aun sus juveniles piernas y una blusa blanca sin sostén
 que se adhería a sus pechos dejando entrever esos ricos pezones,  la hermosa chica al fin se decidió.
_ bueno, Dagoberto, solo será un beso... Sentenció Consuelo.
_ Claro! Contestó Dago, que también así le decían, al tiempo que se enjuagaba su cuerpo. El agua pronto descubrió un pene grande y grueso, de color café al que sobresalía un glande bermellón...
Conchita se acercó a ese pedazo de carne vibrando de emoción, el agua seguía saliendo de la regadera, pequeños chorros de agua fueron directo al pecho de la chica transparentándose... Quedando uno senos lindos, chupables, con los que jamas pasarías sed...
La mujer tomó con la mano zurda el tronco varonil de Dago y se lo llevó a sus labios, le dio apenas un inocente beso y con ello cumpliría el trato. Sin embargo, aunque le tomó a la chica quizás un minuto decidirse a por el beso, al momento de rosar con la lengua solo la punta, su ser enloqueció de amor... E instantáneamente todo cambió. En el transcurso de un segundo, Conchita decidió chupar esa verga, acariciarla, mamarla, masturbarle de principio a fin, desde la punta hasta los testículos, inclusive juguetear con los dedos el ano de Dago y con las manos apretar sus nalgas. Y en efecto así ocurrió, terminó quitandose la ropa de por si mojada. El mundo se detuvo, permaneció mudo... ahora ella es quien le daba vuelta a la tierra envuelta en las brazas de la lujuria, perdidamente enamorada... Los chicos iniciaron hermoso romance nacido de la confusión y el despiste de la vecina, aunque, viéndolo bien, no andaba tan perdida ¿o si?... Dagoberto feliz dijo para sus adentros
_ yo jamas pensé que Conchita siquiera se fijara en mi,
la amaba desde niño, desde siempre.
dicho lo anterior, siguió entregado a tan Despistada diosa del amor...